Educación artística

La expresión artística es uno de los medios de comunicación de que dispone la niña y el niño para expresar sus vivencias
y fantasías, al mismo tiempo la creatividad y con ella la invención son
capacidades que potencialmente poseen. Estas formas de expresión
son el resultado de la creatividad que está íntimamente relacionada con
la sensibilidad y la emotividad. Es necesario ofrecer desde la escuela
los medios y materiales apropiados para poder manifestarse a través
de los diferentes lenguajes.
La plástica es una forma de representación a través de la cual pueden expresar lo que va conociendo de su entorno y aquello que surge en su mundo interior. Así pues, las diferentes realizaciones plásticas serán el resultado de un amplio desarrollo que integra factores personales y sociales y permiten que la experiencia de las niñas y los niños
tomen forma a través de los símbolos. Las primeras actividades plásticas de la niña y del niño obedecen más al placer y al recreo que suscita
su experimentación y ejecución que a la intencionalidad representativa. Su actividad se hace cada vez más intencionada hasta llegar al final
de la etapa en la que sus producciones se acercan a una representación
objetiva de la realidad.

En la intervención educativa el maestro y la maestra deben crear
un clima propicio, agradable y estimulante que potencie una actitud
positiva ante las actividades facilitando unos recursos didácticos y una variedad de técnicas que provoquen el disfrute manteniendo el interés y la concentración y gozando en aquello que realizan en la aplicación de los lenguajes.
A través de la intervención educativa, la niña y el niño, desarrollan
sus capacidades expresivas y creativas. Las relaciones que la maestra y el maestro establecen con la niña y con el niño deben potenciar un
carácter comunicativo y lúdico, que conlleva el mantener siempre una
actitud abierta que permita escuchar y responder con atención y respe-
to.
En el mismo sentido resulta de indudable valor crear situaciones
diversas, poner atención en el proceso creativo de la niña y del niño e
intentar que una actividad que puede tener un inicio lúdico y de des-
cubrimiento, recoja también la parte emotiva y posibilite la creación.
Todo ello constituye el inicio de la apropiación de las convenciones
sociales que permiten la comunicación y representación en nuestra cultura.

0 Respuestas

  1. <p>[…] Justificación de la actividad […]</p>

Agregar comentario

Translate »