Reconéctese con los deseos

La parte más dañada de
nuestro niño interior herido es su voluntad. La voluntad es deseo
elevado al nivel de la acción. Estaba muy ocupado con los deseos de los demás, perdió el contacto
con lo que quería. Su adulto debe ayudar a su niño
interior a reconocer sus propios deseos y a protegerlos mientras se
arriesga a conseguir lo que quiere.
Una de las maneras más simples de identificar sus deseos consiste en
elaborar una lista de sus conductas sustitutas. Después pregúntese: ¿Qué
es lo que realmente necesito o deseo cuando me comporto de esta
manera?
He aquí una lista de las conductas sustitutas comunes:
• Decir mentiras
• Comer cuando no se tiene hambre

Fumar un cigarrillo
• Hacer pucheros
• Insultar a un ser querido.

Ejemplos de los deseos que están detrás de las
conductas sustitutas.
• El deseo de expresar ira.
• Me siento asustado y/o solitario y quiero estar con alguien.
• He dejado de fumar; pero cuando lo hacía, por lo general, sufría
mi crónica depresión.
• Deseo que alguien sepa que yo realmente importo.
• Requiero su atención.
• Necesito caricias.
Jon y Laurie Weiss proponen a sus pacientes que elaboren una
lista de "yo deseo" O "yo quiero". Cada vez que advierten algo que desean, lo anotan.

Imagen portada

El niño interior. John Bradshaw

No hay comentarios

Agregar comentario

Translate »